Escrito por Tendenzias

El Superdépor

Así como estuvimos recordando al inolvidable Dream Team de Cruyff o a la Quinta del Buitre, es tiempo de refrescar la memoria nuevamente y sacar del arcón a una inolvidable plantilla que puso en jaque a los grandes de España y justamente a estos dos que mencionamos. Hablamos del Deportivo La Coruña y del “SúperDepor”. Lo vemos aquí…

1200045942_f

Todo comienza con el fichaje de Bebeto. Por el brasileño, el modesto Deportivo La Coruña abonó una multimillonaria suma en dólares y se quedó con el futbolista que por entonces militaba en Vasco Da Gama y que en su primera temporada fue Pichichi con 29 goles en 37 partidos. El Borussia Dortmund tenía prácticamente acordado el traspaso del delantero –que sería campeón del Mundial 1994 con Brasil- pero Augusto César Lendoiro fue más hábil que los alemanes y se lo llevó a Galicia. Allí comenzaría la leyenda.

EL EQUIPO BASE

1868910_640px

Liaño; López Rekarte, Voro, Djukic, Ribera, Nando; Aldana, Mauro Silva, Fran; Claudio y Bebeto era el equipo base que proponía Arsenio Iglesias. Djukic lideraba la defensa, Mauro Silva era vital en el centro del campo, Fran era el organizador y Bebeto la carta de gol. Con esta alineación, fueron terceros en la temporada 1992/93 a cuatro puntos del Barcelona y tres del Real Madrid. Y no sólo eso: Bebeto, “Pichichi” y Liaño “Zamora”.  Además, Djukic se hizo con dos premios Don Balón. Peor lo mejor, y lo peor, estaba por venir…

EL PENAL DE DJUKIC

depor--644x362

El 14 de mayo de 1994 Deportivo La Coruña estaba pronto a lograr el primer campeonato de su historia. Enfrentaba al Valencia por la última fecha. El cotejo iba 0 a 0 cuando en el minuto final, sancionan un penalti para los gallegos. Djukic tomó el balón. Lo llevó al punto de disparo de pena máxima. Puso sus brazos en jarras y resopló. Corrió, lanzó con la derecha suave el balón a la también  derecha del portero González. El guardameta “che” paró el balón… El Riazor lloró… El campeonato fue para Barcelona que tuvo en Romario a un goleador impactante e intratable…

algou

Años más tarde, esas lágrimas se convertirían en sonrisas… Ahora, esas sonrisas son lágrimas. Pero el fútbol, como es justo, no sólo recuerda a los campeones y esas lágrimas de La Coruña son recordadas con cariño por quienes colocan al SuperDépor como uno de los mejores “reyes sin corona” de los últimos tiempos…

1306019711_0