Escrito por

La rivalidad fuera de la cancha

 lula.jpg
En Brasil siguen de festejos tras confirmar que serán los organizadores de la Copa del Mundo del 2014. Los cariocas volverán a ser anfitriones tras 64 años de espera, además será el primer mundial del milenio organizado en Sudámerica, así que imaginese si no habrá motivos para festejar.

Lo curioso de todo esto, es que en medio de la euforia de todo un país, el presidente Lula Da Silva manifestó lo siguiente: “Haremos una copa a la que ningún argentino pueda encontrarle defectos”. Parece increíble que hasta en un momento tan especial se acuerde de los argentinos.

Dichas declaraciones son una demostración más de la eterna rivalidad entre los dos países, que a veces trasciende lo deportivo. De todas formas queda claro que el comentario realizado por el primer mandatario brasileño fue en tono de broma.

Igual quedará para la anécdota que en un momento tan importante para el país se hayan acordado de los argentinos.